El Corazón como Camino de la Prosperidad

En la espiritualidad, hay tres áreas que son importantes: la vida, la verdad y el camino (ver, por ejemplo, Juan 14:6 en la Biblia). En este artículo, abordo el tema del “camino”. Mi abordaje se hace bajo la perspectiva “De Regreso al Cuerpo”.

distribution of skid-resistance values on a se...

En la perspectiva “De Regreso al Cuerpo”, se ve al ser humano no como una sola cosa, sino como tres. Los tres aspectos se expresan por las metonimias “estómago”, “cerebro” y “corazón”. Se considera al cuerpo como el gran maestro de la vida. El cuerpo es le paradigma para todas las relaciones sociales. En el cuerpo encontramos el modelo para la construcción de una sociedad ideal y las soluciones para los problemas sociales que ocurran.

Bajo esta perspectiva, el “camino” está relacionado con el “corazón” de la sociedad. En una sociedad, el corazón representa com la cultura, incluyendo la religión, la prensa libre, los académicos, los escritores y los artistas. Así como en el cuerpo físico el corazón está relacionado com el sistema de la distribución de la sangre y de los nutrientes, en la sociedad el corazón se responsabiliza por la distribución de las riquezas de la nación. Con una buena y eficiente distribución de las riquezas, hay prosperidad en la nación.

Circulatory-system-amphibians-bg

Circulatory System (Photo credit: Wikipedia)

En la espiritualidad, esta distribución se representa por el “camino”. O sea, para que se distribuya algo, es necesario que haya un camino para la distribución. En el cuerpo, este camino es el conjunto de todas las arterias y venas que llevan la sangre y los nutritivos a las células del cuerpo.

En la sociedad, el camino es el conjunto de los medios de distribución de los productos y riquezas a todas las personas de la sociedad. Compete al estómago de una nación (las fuerzas productivas) crear los productos, pero compete al corazón de la nación distribuir estos productos a los consumidores. Esto sigue el modelo del cuerpo.

Más específicamente, en la perspectiva De Regreso al Cuerpo se presume que las tres áreas del cuerpo y de la sociedad son autónomas e independientes. Están, naturalmente, relacionadas unas con las otras, pero son autónomas. Lo que sucede en la sociedad es que, en muchos casos, hay un control excesivo por parte del “cerebro” de la sociedad, o sea, por parte de su gobierno. El gobierno interfiere de manera excesiva en la producción (el área del estómago) y en la distribución (el área del corazón). Con eso, entran en el sistema nacional corrupción, ineficiencia y desperdicio.

Corruption Perceptions Index 2006

Corruption Perceptions Index 2006 (Photo credit: Wikipedia)

En una sociedad en que hay ineficiencia, corrupción y desperdicio, será muy difícil que exista prosperidad para la gente. Esta sociedad se empobrecerá y será atormentada por una infinidad de problemas sociales. Será una sociedad infeliz, en que la gente se revuelta en contra del gobierno y busca una reforma social.

Para que se resuelvan los problemas, no basta sólo que se cambie el sistema del gobierno. Hay también que crear un fuerte corazón –o sea, un fuerte camino– en la sociedad. Con eso, hay que haber una revolución cultural, buscando erradicar la corrupción, la ineficiencia y el desperdicio. Es necesario también desarrollar buenos sistemas de distribución de las riquezas nacionales en todos los estratos de la sociedad.

Esto se compara con la manera como la sangre se distribuye a todas los órganos y todas las células del cuerpo. Una célula que no recibiera la sangre, se enfermaría y moriría. Asimismo un igual sistema eficaz se debe implementar para la sociedad. O sea, un eficiente y autónomo sistema de distribución de las riquezas de la nación, para que todas las partes de la nación puedan prosperar. Este es el camino a nivel nacional.

En la filosofía asiática, el camino está relacionado com el Taoísmo. En la sociedad, el camino está relacionado con la cultura, especialmente la religión, el sistema educativo y el sistema de salud. Todo eso debe estar bajo el control del corazón de la sociedad, gozando de autonomía del cerebro, o sea, del gobierno.

Se espera que el siglo XXI sea el siglo del corazón. Este debe ser el siglo en que se desbrave esta área de la sociedad. Así como en el siglo XV se descubrieron rutas para el continente de las Américas, en el siglo XXI debemos descubrir rutas para el corazón de la sociedad. Con eso, tendremos el camino para una sociedad de prosperidad.

Paulo-Juarez Pereira
Ypsilanti, Michigan, USA
Víspera de Navidad, 2013pp

Advertisements

What do you think? ... And thanks for sharing your thoughts...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: